Los beneficios de tener cloacas

Los beneficios de tener cloacas

En nuestra ciudad, la conexión al sistema cloacal permitió eliminar de las viviendas y comercios el foco de infección que constituían los pozos negros y cámaras sépticas. De este modo se erradicó la contaminación de las napas subterráneas que, tarde o temprano, escurrían hacia el lago. Cada vecino conectado se convirtió así en protagonista del saneamiento contribuyendo a la protección del ambiente y la salud pública.
Es cierto que la ciudad debería haber contado con cloacas desde hace mucho tiempo, ya que así se habrían evitado algunos deterioros ambientales que se evidencian en las características del agua del lago San Roque. Sin embargo, hoy es necesario recuperar el tiempo perdido para no seguir trasladando el problema de la contaminación a las generaciones futuras.

¿Cómo funciona el sistema cloacal de una vivienda?

Las viviendas disponen de dos redes distintas de agua: una por la que llega el agua potable y la otra por donde se expulsa el agua utilizada.
En cuanto al segundo caso, hay dos tipos de agua sucia: las que provienen de baños y cocinas o cualquier tarea doméstica o laboral, y las que se recogen de lluvia por medio de rejillas, alcantarillas y otros dispositivos.
En el primer caso, el agua debe ser conducida a pozos ciegos o cloacas para que no tome contacto con personas u otros elementos. Las aguas de lluvia, en cambio, son acumuladas en los desagües pluviales, que constituyen el sistema de recolección de toda ciudad.
Si bien la de Costa Azul es una planta de tratamientos considerada modelo en nuestro país, es imprescindible que su funcionamiento se complemente con las tareas que llevamos a cabo a diario en el hogar. Así, se contribuirá a mejorar la calidad de vida de los habitantes de toda la región.

¡¡¡A participar del saneamiento!!!

Si tu vivienda está conectada a la red cloacal, estos consejos son para vos:
Las cañerías del sistema cloacal fueron construidas y diseñadas para arrastrar líquidos o materiales degradables. En caso contrario se producen taponamientos que obstruyen la normal circulación del agua.
Es por esto que, para cuidar el sistema en nuestras casas, es fundamental que sigamos estas indicaciones:
• Sólo deben arrojarse al sistema de desagüe cloacal domiciliario los líquidos provenientes de artefactos sanitarios o excretas, el agua del lavado de prendas e higiene personal, el agua producto del lavado de alimentos, de la preparación de comidas y el agua del enjuague de vajilla.
• No eliminar la basura doméstica en el desagüe cloacal. No arrojar a la red pañales, restos de comida, colillas de cigarrillo, aceites, lubricantes, trapos, bolsas, envases plásticos o de cartón y cualquier material no degradable. Se trata de elementos sólidos que pueden tapar las cañerías.
• No utilizar el inodoro como papelero o basurero.
• No conectar los desagües pluviales a la cloaca domiciliaria, ya que generan severos inconvenientes en el servicio.
• Recordar siempre que todas las conexiones cloacales están diseñadas y construidas para permitir, únicamente, el paso de líquidos u otras materias biodegradables.

¡Ayudanos a mantener el buen funcionamiento del sistema!