OFICINA WEB
Impresión de facturas
Consulta de deudas
 
GUARDIA: 496000
Villa Carlos Paz / San Antonio
de Arredondo / Mayu Sumaj
Cuesta Blanca / Estancia Vieja
 
CUADROS TARIFARIOS
Servicios de agua y cloacas
de todas las localidades.
 
NUEVOS VECINOS
Info importante
para nuevos usuarios.
 
HORARIOS DE ATENCIÓN
En las distintas
oficinas COOPI.
 
LUGARES DE PAGO
En las distintas
oficinas COOPI.
 
  CARLOS PAZ GAS
495 GAS (427)
 
  BANCO DE SANGRE
(03541) 155 23546
 
  CAPITAL COOPI
Venta y renovación
de muebles e inmuebles
 
CONTACTO:
coopi@coopi.com.ar
Redes sociales:
   
 
Galerías on line:
Galería de fotos
 
Escuchá on line:
 
 
<< Volver
El sábado 6 de Julio se celebró el
91º Día Internacional del Cooperativismo


"Los Pioneros de Rochdale", fundadores del cooperativismo.

El Día Internacional del Cooperativismo, que se celebró este año el 6 de julio de 2013, tiene como lema "La cooperativa, una empresa que sigue siendo fuerte en tiempos de crisis". El lema resulta aún más oportuno a la luz de la situación de otras formas empresariales confrontadas actualmente con las luchas económicas mundiales. La ocasión, nos da la oportunidad de reflexionar en todo lo que han hecho las cooperativas en períodos de menor o mayor prosperidad, y de reiterar nuestro compromiso con darle mayor relieve y apoyo mundial a este modelo empresarial basado en valores por ser un modelo que ha sido y sigue siendo acertado.

Declaración emitida por el Instituto
Movilizador de Fondos Cooperativos


Buenos Aires, 25 de junio de 2013
Consejo de Administración
Instituto Movilizador de Fondos Cooperativos Coop. Ltda.

PRINCIPIOS Y VALORES PARA LA TRANSFORMACIÓN SOCIAL

El ideario cooperativo contribuye a la construcción de un mundo mejor. Los conceptos acuñados por los precursores del cooperativismo y enriquecidos por la experiencia acumulada a lo largo de más de un siglo y medio, adquieren una notable vigencia en el marco de la crisis civilizatoria que atraviesa la humanidad.

Los valores y principios de la cooperación orientan la gestión eficaz y eficiente de las empresas cooperativas, y al mismo tiempo aportan una cosmovisión para el diseño de una sociedad más justa y solidaria.

En efecto, el Principio de Puertas Abiertas proyectado hacia la organización política de las naciones, contribuiría a la inclusión social sin discriminaciones, respetando la diversidad como un factor
enriquecedor de la condición humana.

El Control Democrático, cuya expresión más clara y contundente es "un asociado, un voto", constituye una premisa fundamental para ejercitar la democracia participativa, donde los ciudadanos y las ciudadanas son artífices de sus destinos, a través de un protagonismo consciente en el diseño y la puesta en práctica del proyecto de país acorde con sus más genuinos anhelos.

La democracia no se agota en la emisión del voto cada dos años, sino que además de garantizar la participación cívica en la elección de sus representantes, debe asegurar el control de gestión de quienes asumen cargos electivos. Más aún, la experiencia de las cooperativas exitosas demuestra que se puede articular eficazmente la participación democrática de los asociados con la eficiencia empresarial.

Ese modelo de gestión permitiría amalgamar las aspiraciones individuales con el proyecto colectivo, haciendo realidad el sueño utópico pero no imposible de dar a cada cual según sus necesidades.

La Distribución de los Excedentes es equiparable al reparto equitativo de la riqueza. Así como en una cooperativa se distribuyen los resultados positivos de cada ejercicio económico en proporción a la
utilización de los servicios por parte de los asociados, las riquezas acumuladas por el esfuerzo de millones de personas en un país deberían fluir hacia el conjunto de la sociedad garantizando el bienestar de todos sus habitantes.

El capital, factor indispensable en la producción de bienes y servicios, no es otra cosa que trabajo acumulado. Por lo tanto, una sociedad justa y solidaria no puede permitir que ese recurso se concentre en un polo de privilegio, a expensas de la postergación de las mayorías.

El principio de la Educación es, indudablemente, el factor clave para posibilitar que los asociados conozcan y ejerciten sus derechos. De igual modo, una ciudadanía educada, con capacidad de pensamiento crítico, con acceso a la información y posibilidad de interpretarla en todas sus formas, es la condición indispensable para sustentar y profundizar la democracia política, económica, social y cultural de una nación.

La Integración, expresada como cooperación entre cooperativas, también es de vital importancia entre los pueblos y sus respectivos estados nacionales. Es el camino para preservar la paz y la convivencia
respetuosa y fraternal, y también para garantizar que los frutos de la tierra, la ciencia y la tecnología se distribuyan en función del bien común.

El Interés por la Comunidad va más allá de la membresía propia de cada cooperativa. Es la responsabilidad por el cuidado de la naturaleza y, más aún, el conjunto de acciones destinadas a proceder con racionalidad para utilizar los recursos no renovables, asegurando la
biodiversidad para las generaciones presentes y futuras.

Estos principios básicos y a la vez esenciales, así como el valor de la solidaridad, pueden y deben incidir en el debate contemporáneo para superar la crisis del sistema dominante y fortalecer la esperanza activa de que otro mundo es necesario y posible.

El cooperativismo, en tanto movimiento social, puede aportar mucho más que un ejemplo de buen desempeño económico. Cuenta con un bagaje conceptual formidable para nutrir a sus asociados, hombres y mujeres de la economía solidaria, en la batalla de ideas que permita instalar la
cultura de la ayuda mutua, el esfuerzo propio y el amor al prójimo.

 

Mensaje de la Alianza
Cooperativa Internacional

El Día Internacional del Cooperativismo, que se celebra este año el 6 de julio de 2013, tiene como lema "La cooperativa, una empresa que sigue siendo fuerte en tiempos de crisis". El lema resulta aún más oportuno a la luz de la situación de otras formas empresariales confrontadas actualmente con las luchas económicas mundiales.

Los modelos de empresas propiedad de sus inversores sufren actualmente una crisis de insostenibilidad económica, social y medioambiental mientras que el modelo cooperativo ha demostrado su gran resiliencia en tiempos de crisis.

La crisis financiera fue un ejemplo rotundo de los peligros entrañados por la priorización de las ganancias a corto plazo en vez de la viabilidad a largo plazo. Las crisis globales actuales han sido causadas por un modelo empresarial que considera más importantes los retornos financieros que las necesidades humanas, un modelo que apunta a privatizar las ganancias y socializar las pérdidas. Son muchas las pruebas de la contribución a la estabilización financiera que puede aportar una pluralidad de modelos de propiedad. Al dar la mayor prioridad a las necesidades humanas, las cooperativas responden a las crisis actuales de sostenibilidad y nos ofrecen una forma distinta del "valor compartido". Además, el modelo de la cooperativa no es víctima del engaño que aflija al modelo capitalista desde hace más de veinte años por considerar los resultados financieros como el indicador
central de la buena empresa. Una cooperativa es sencillamente una búsqueda colectiva de la sostenibilidad que intenta "optimizar" los resultados de varias partes interesadas en vez de maximizar las ganancias de una de ellas.

Por consiguiente, cuando la situación resulta más dura, toda la mano de obra es vital para el bienestar de una cooperativa y no solamente unos cuantos gerentes. Otro elemento que ha hecho tambalear al público en el mundo entero son las prácticas y finalmente, el cierre de numerosos grandes bancos.
Estas instituciones supuestamente venerables, seguras para las inversiones y los depósitos, han resultado a menudo débiles y mal gestionadas. Las cooperativas financieras se han distinguido de manera bien diferente.

Las cooperativas de ahorro y crédito, los bancos cooperativos han seguido creciendo, otorgando créditos en especial a las pequeñas y medianas empresas, y se han mantenido estables en las diferentes regiones, creando incluso empleos indirectos. La propiedad en manos de sus miembros que la controlan y se reparten los beneficios es el elemento clave de esta resiliencia y garantiza ventajas que no tienen sus competidores. Si bien las cooperativas financieras representan una parte destacadamente grande del mercado bancario mundial, es importante entender mejor su modelo.

Un informe publicado recientemente por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y escrito por el Profesor Johnston Birchall hace un examen detallado de las cooperativas financieras desde su creación en Alemana en los años 1850 hasta el movimiento mundial que representan actualmente.

Birchall explica en una entrevista a la OIT cómo antes de la crisis, los economistas predecían que las cooperativas financieras debían de tener una eficacia menor que los bancos propiedad de sus inversores por no recompensar a sus gerentes ofreciéndoles acciones. No obstante, la crisis ha demostrado que las cooperativas financieras corrían un riesgo menor que las sociedades bancarias anónimas porque justamente sus dirigentes no recibían una parte de sus beneficios.

"La estabilidad y la aversión al riesgo están inscritos en el ADN de las cooperativas financieras. Siendo empresas, generan y deben generar excedentes pero sus excedentes se convierten en reservas que les aseguran esta fuerza financiera y las ponen al amparo de los problemas que pueden generar las exigencias de capital propio impuestas por los reguladores.

"En otras partes del mundo, las cooperativas de ahorro no han experimentado ningún descenso en 2008. No han vivido la crisis bancaria; han seguido creciendo paulatinamente, con regularidad y sin
tragedias."

Otra ventaja en período de crisis que no se puede pasar por alto es su dimensión social. A la hora de un declive económico global y de presiones importantes sobre los gobiernos para que se disminuyan las garantías sociales, las cooperativas tienen una vitalidad incomparable. Contribuyen al capital social, lo que las diferencia de las empresas propiedad de sus accionistas. Las cooperativas desempeñan asimismo un papel fundamental en la prestación de servicios sanitarios amenazados de ser privatizados, o controlados por el Estado o abandonados si se les aplican los recortes presupuestarios.

Tampoco se pueden omitir las grandes ventajas de las cooperativas de consumo: su capacidad a suministrar productos alimenticios y otros productos esenciales a los consumidores a un mejor precio mientras se van vaciando parcial o totalmente los bolsillos.

El Día Internacional del Cooperativismo, el 6 de julio de 2013, nos da la oportunidad de reflexionar en todo lo que han hecho las cooperativas en períodos de menor o mayor prosperidad, y de reiterar nuestro compromiso con darle mayor relieve y apoyo mundial a este modelo empresarial basado en valores por ser un modelo que ha sido y sigue siendo acertado.

 
Nacimiento del Cooperativismo

En 1844, un grupo de obreros ingleses creó una organización cooperativa de carácter legal, con los aportes de sus integrantes. El 24 de octubre de 1844 crearon el primer Almacén Cooperativo en la Ciudad de Rochdale, Inglaterra, considerado hoy como el origen de este tipo de entidades (si bien han existido otros intentos anteriores). Estaba formado por 28 tejedores desocupados de la fábrica de tejido de Rochdale, por haber participado de una huelga, y aportaron como capital a la nueva Sociedad la cantidad de 28 peniques cada uno. Hoy son conocidos como "Los Pioneros de Rochdale".

Los Pioneros se auto impusieron reglas que debían respetar rigurosamente y que fueron una de las causas de su éxito. Crearon una carta que establecía los pasos que guiarían a la organización. Así nació el cooperativismo organizado. Sus principios, fundamentados en genuinos ideales de solidaridad, fueron asentados en la "Carta de Cooperación" que Carlos Horteserth, paladín de esta fundación, presentó ante las Cámaras de los Comunes:

■ La cooperación completa la economía política al organizar la distribución de la riqueza.
■ No afecta la fortuna de nadie.
■ No trastorna la sociedad.
■ No molesta a los hombres del Estado.
■ No constituye una asociación secreta.
■ No quiere ninguna violencia.
■ No causa ningún desorden.
■ No ambiciona honores.
■ No reclama favores.
■ No pide privilegios especiales.
■ No trata con holgazanes.
■ No busca ayuda oficial.
■ Siente horror por los monopolios y los combate sin cesar.
■ Desea la concurrencia seria y honesta en la cual se ve el alma de todo progreso de verdad; significa la responsabilidad personal, la iniciativa personal y la participación es ese prestigio que el trabajo y el pensamiento saben conquistar.

Estas reglas fueron revisadas por la Alianza Cooperativa Internacional en 1937. En 1966 se agregó una redacción adecuada a los nuevos tiempos, a través de los siguientes principios:

■ Adhesión libre y voluntaria.
■ Organización democrática.
■ Limitación del interés al capital.
■ Distribución de excedentes entre asociados en proporción a sus operaciones.
■ Promoción de la educación.
■ Integración cooperativa.

Finalmente, en 1995, el Congreso de la ACI, realizado en Manchester, Inglaterra, aprobó 7 nuevos principios:

■ Adhesión voluntaria y abierta.
■ Gestión democrática por parte de los asociados.
■ Participación económica de los asociados.
■ Autonomía e Independencia.
■ Educación, formación e información.
■ Cooperación entre cooperativas.
■ Interés por la comunidad.

Fuente: http://www.me.gov.ar/efeme/cooperacion

 
Origen del Día Internacional del Cooperativismo



En 1923 el Comité Ejecutivo de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI) recomendó conmemorar un día internacional de las cooperativas. El 16 de diciembre de 1992 la Asamblea General de la ONU (Naciones Unidas), a través de la resolución 47/90, proclamó la necesidad de realizar un "Día Internacional de las Cooperativas" a partir de julio de 1995, en conmemoración al centenario de la creación de la Alianza Cooperativa Internacional (ACI) (grupo que reúne organizaciones cooperativas de 100 países que cuentan con un total de 700 millones de miembros).

La ACI fue fundada en Londres en 1895. El 23 de diciembre de 1994, la Asamblea General de la ONU, por medio de la resolución 49/155, invitó a los gobiernos, organizaciones internacionales, organismos especializados y organizaciones cooperativas nacionales e internacionales a observar anualmente el "Día Internacional de las Cooperativas", reconociendo que las cooperativas estaban pasando a ser un factor indispensable del desarrollo económico y social.

Una de las maneras en que la ONU mostró este reconocimiento fue al declarar, en 1995, que el "Día Internacional de las Cooperativas" debía ser celebrado cada año por los gobiernos en colaboración con sus movimientos cooperativos nacionales. En 1996, al celebrar la comunidad internacional el "Año para la Erradicación de la Pobreza", la ONU, una vez más, atrajo la atención de los gobiernos en cuanto a la considerable contribución de las cooperativas en la reducción de la pobreza y en la necesidad de asociar el movimiento a esta tarea.

Fuente: http://www.me.gov.ar/efeme/cooperacion

 




 
 
¿Qué es una cooperativa?

Una cooperativa es un medio de ayuda mutua para beneficio de todos. Es una asociación voluntaria de personas y no de capitales; con plena personería jurídica; de duración indefinida; de responsabilidad limitada; donde las personas se unen para trabajar con el fin de buscar beneficios para todos. El principal objetivo es el servicio y no el lucro o la ganancia fácil. Las cooperativas se rigen por estatutos y por la ley de asociaciones cooperativas. La consigna es el espíritu de hermandad e igualdad entre sus miembros, donde todos tienen los mismos deberes y derechos. Sólo puede llamarse cooperativista a aquel que permanentemente piensa, razona y actúa de acuerdo con la filosofía y los principios cooperativos.

Símbolos del cooperativismo

El árbol del pino es un antiguo símbolo de vida, de inmortalidad y de fecundidad. Representa la perennidad, la perseverancia y la solidaridad, tres de los grandes pilares sobre los cuales se asienta el movimiento cooperativo.
El pino, en su afán constante de ascender a los cielos, es idéntico al ideal de perseverancia cooperativista de escalar las alturas de una idea.
Los dos pinos unidos simbolizan la hermandad, la unión y la necesidad de un trabajo conjunto.
El círculo tiene la calidad interminable de la eternidad, sin horizonte final. Representa además el mundo que todo lo contiene y todo lo abarca.
El fondo amarillo oro del círculo recrea la idea del sol como fuente de luz y de vida.
El color verde oscuro se asemeja al color de la clorofila, donde nace el principio vital de la naturaleza.

La bandera



La Bandera de la Cooperación está formada por los colores del arco iris, que simbolizan los ideales y objetivos de paz universal, la unidad que supera las diferencias políticas, económicas, sociales, raciales o religiosas y la esperanza de humanidad en un mundo mejor, donde reine la libertad, la dignidad personal, la justicia social y la solidaridad.
En las fiestas de la cooperación ondea junto a los pabellones nacionales de todos los países afiliados a la Alianza Cooperativa Internacional. Al colocar la bandera en el mástil, el color rojo debe ir hacia arriba, por decisión de la ACI en su reunión del año 1925.

Los siete colores

El rojo representa el fuego y el amor que une a las personas. El cooperativismo es la fragua donde nos forjamos un destino feliz en un marco de igualdad y de democracia.
El naranja nos recuerda un amanecer glorioso. El cooperativismo es como un surtidor de logros en diversos campos: ahorro, crédito, consumo, mercadeo, producción, vivienda, seguro, educación, arte y servicios necesarios para el consumidor.
El amarillo es el color del sol que da luz, calor y vida. El cooperativismo nos asegura una vida feliz, dinámica y solidaria.
El verde representa la esperanza de los que, unidos en el amor y en el trabajo, hacen posible el milagro de la cooperación.
El azul celeste es la ilusión. Es el color del cielo y nos estimula a admirar la belleza de la creación.
El azul marino encarna el valor que nos impulsa a buscar nuevas rutas y nuevos surcos donde acunar la semilla de la fe y la cooperación.
El violeta significa la humildad, una de las virtudes que nos acerca más a lo divino y al prójimo.

 
 
     Coopi - Cooperativa Integral Regional de Provisión de Servicios Públicos, Vivienda y Consumo Limitada.