Agua – Calidad

Servicio de Agua
Slider

Calidad

 

Laboratorio de control permanente
En marzo de 1993 fue creado el Departamento Calidad con el objetivo de investigar la fuente de provisión de agua y optimizar la calidad del producto que se distribuye a la comunidad.
El control se efectúa a lo largo de todo el proceso: captación, producción y distribución en toda el área de prestación.

Si bien el laboratorio funcionaba con anterioridad, desde 1990 todos los análisis se realizan en la Cooperativa.

La producción en la Planta Potabilizadora Cuesta Blanca se controla diariamente mediante análisis fisicoquímicos tanto del agua cruda como tratada. Durante las crecientes del río San Antonio se trata el agua con sulfato de aluminio y carbonato de sodio. Los análisis en la Planta se hacen durante las 24 horas mediante equipos instalados en la red que leen los datos en forma continua y los envían a una computadora, lo que permite conocer el estado de calidad del agua en tiempo real.

En el laboratorio de la planta de bombeo La Quinta se efectúan diariamente controles de cloro residual y análisis bacteriológicos de muestras extraídas en distintos puntos de la red y en los tanques de depósitos barriales. Mensualmente se realiza un análisis físico-químico completo del agua potable extraída en la planta La Quinta.

Otros puntos fijos donde se realizan análisis de calidad son escuelas, dispensarios e instituciones públicas.

También se efectúan controles de los productos e insumos que se emplean en las etapas de producción, coagulación, floculación y decantación, como hipoclorito de sodio y sulfato de aluminio.

El tanque de agua es el vaso de tu cas…y es bueno limpiarlo de vez en cuando
La Cooperativa asegura que el agua que llega a cada casa es de óptima calidad, pero para que esta condición se mantenga, el tanque domiciliario debe estar en buenas condiciones. La Coopi recomienda limpiarlo al menos dos veces al año de la siguiente manera:

• Cierre la llave de paso entre la conexión domiciliaria y el tanque de reserva.

• Vacíe el tanque y tape la toma con un corcho para evitar que los residuos de la limpieza pasen a la cañería de distribución. Cepille y rasquetee las paredes, piso y tapa. Luego lave con abundante agua, desagotando hacia el exterior hasta eliminar todo residuo.

• Saque el corcho. Abra la llave de paso y ciérrela una vez lleno el tanque.

• Agregue hipoclorito de sodio (agua lavandina) en una proporción de medio litro cada 500 litros de agua.

• Abra todas las canillas de la casa durante tres minutos; luego ciérrelas y no use el agua durante por lo menos una hora. Abra las canillas nuevamente hasta que se vacíe el tanque.

• Abra la llave de paso y deje salir el agua por las canillas durante algunos minutos, con lo que quedará concluída la operación. Verifique que el tanque posea tapa o cierre hermético para evitar que pájaros, polvo atmosférico, agua de lluvia, etc., contaminen su interior.

• En el caso que el domicilio haya estado cerrado o deshabitado (por ejemplo casas de fin de semana), abra las canillas del interior de la casa dejando correr el agua por unos minutos para evacuar los residuos que se hubieran acumulado en el interior de las cañerías.